MIRÓ Y LOS PERSONAJES
Lo que llamo femme no es una criatura femenina, es un universo.
-Joan Miró-
La figura humana está tratada a través de signos que se refieren a conceptos universales. El hombre y la mujer a menudo quedan reducidos a una sola parte de su anatomía: grandes cabezas, pies y piernas enormes en contacto con la tierra; ojos, aislados y inquisitivos, o pechos femeninos, símbolo de la maternida
Miro_La pedra filosofalPICASSO Y MIRÓ
Picasso obedeció siempre al temperamento, al arrebato más espontáneo y natural, al golpe de emoción y de primera intención. Del mismo modo, Miró expresó con un disparo vital, un gesto nacido de los sentimientos.
Esencialmente, con el negro, el trazo de Miró está ejecutado con el mínimo de elementos, pero con la máxima intensidad: una simplificación de colores y de formas hasta reencontrarse con la pureza elemental.
miro
Miro_EustachePLENSA Y MIRÓ
Plensa concibe sus trabajos considerando el epicentro hombre en la clásica dualidad de cuerpo y pensamiento. El cuerpo está siempre implícito en su obra y se convierte en su universo. El concepto del cuerpo entendido como un espacio de convivencia de lo telúrico y de lo orgánico es compartido por Miró
MIRÓ ES MOVIMIENTO Y COLOR
Trabajo mucho con los dedos: tengo necesidad de participar con la realidad física de la tinta, del color; tengo que ensuciarme de pies a cabeza.
-Joan Miró-
El intenso color mironiano se sintetiza en el rojo y el azul en contraste con el negro, el blanco y el gris, que son utilizados como elementos estructuradores del espacio. El rojo es energía y calor: el sol, los órganos sexuales y la tierra.
El amarillo encarna la luminosidad. El azul nos habla de equilibrio, de placidez. El verde y el naranja a menudo van de la mano. Los púrpuras y granates se asocian a manchas, salpicaduras y goteos de pintura.
CALDER Y MIRÓ
Calder se propuso crear obras abstractas dotadas  de movimiento que reflejaran, gracias a su dinamismo, los efectos cambiantes de la luz. Son estructuras de formas orgánicas, suspendidas en el aire, que tienen una cierta afinidad con la obra de su amigo Miró por la utilización de colores elementales, así como por las líneas simples que perfilan en negro la forma, transmiten sensación de ingravidez y de movimiento.